imagen guia didfactica curso orientacion laboral
 

 

Principios de la acción orientadora

 

No podemos abordar este tema sin hacer mención y referencia a quienes durante décadas han realizado una labor de desarrollo de los principios que explican, condicionan y unifican los fines y buena práctica de la orientación. Bien es verdad que las conceptualizaciones realizadas se han hecho, fundamentalmente desde el ámbito educativo; sin embargo, salvo adaptaciones, debemos tomarlas como referencia. En este apartado revisaré lo compilado y desarrollado por Mª Luisa Rodríguez Moreno y Víctor Álvarez Rojo (1994).

 

Mª Luisa Rodríguez (1994) sintetiza siete principios que surgen desde diferentes enfoques filosóficos y científicos, que se pueden encontrar dentro de cualquier proceso orientador. Estos principios marcan la pauta de la necesidad de instituir la acción orientadora, no sólo en ámbitos educativos, también en otros. Estos principios son:

 

1. La orientación se preocupa sistemáticamente del desarrollo de las personas, intentando conseguir el funcionamiento al máximo de las potencialidades (lo que está en potencia) del estudiante y del adulto.

 

2. Los procedimientos de la orientación descansan en procesos de la conducta individual; enseñan a la persona a conocerse a sí misma, a desarrollarse direccionalmente más que a ubicarse en un final previsto; se centra en las posibilidades, tratando de resolver carencias, flaquezas y debilidades.

 

3. La orientación se centra en un proceso continuo de encuentro y confrontación consigo mismo, con la propia responsabilidad y con la toma de decisiones personal, en un ensayo hacia la acción progresiva, hacia delante, hacia la reintegración y el futuro.

 

4. La orientación es, primordialmente, estimulante, alentadora, animadora e incentivadora, centrada en el objeto o propósito e incidente en la toma de decisiones responsable, enseñando a usar y procesar la información y a clarificar las propias experiencias.

 

5. Es cooperativa, nunca aislada ni obligatoria. El orientador es otro colaborador del sistema educativo, un especialista e incluso un consultor -asesor- en la plantilla docente. El maestro, por ejemplo, se beneficia de los hallazgo del orientador y le proporciona los resultados de la observación del proceso de aprendizaje o de otras situaciones discentes. Tarea docente y orientación se complementan.

 

6. La orientación es un proceso de ayuda en estadios críticos y momentos clave del desarrollo, pero también continua y progresiva, tratando de asesorar periódica e intermitentemente.

 

7. Reconoce la dignidad y la valía de las personas y su derecho a elegir. Incluye a todos los niños y adultos con su problemática específica y que tengan deseos de acrecentar su desarrollo escolar y/o laboral.

 

Finalmente, esta autora sintetiza estos siete puntos en tres principios fundamentales como son:

 

- el principio de prevención para “anticipar circunstancias obstaculizadoras y problemáticas”,

-  el principio de desarrollo, principio que “promueve la educación integral de la persona”,

-   y el principio de intervención social con el cual se actúa “hacia la consecución de cambios”.

 

En contenido, no hay muchas diferencias con lo que propone Víctor Álvarez Rojo (1994)1, sin embargo este autor abunda sobre dichos principios. Propone, pues, cuatro principios que regirán las funciones de la orientación.

 

Parte este autor de un principio que hace referencia a una concepción del ser humano, una visión de sus necesidades, deseos,... lo que le constituye como tal. Se trata, pues, del principio antropológico en la acción orientadora. Este autor, con Roig (1982), señala que dicho principio entiende a la persona como:

 

“responsable de sus actos, objeto de valor y confianza, portador de herencias, experiencias y vivencias únicas e irrepetibles y con el que es posible dialogar en un contexto de realidades a veces amenazantes, que no puede cambiar, pero que debe aprender a manejar”.

 

Para subrayar este aspecto, es interesante la cita que extrae este autor de Jones (1970) que dice:

 

“La necesidad de servicios organizados de orientación responde a la existencia de situaciones vitales que los individuos no pueden afrontar sin ayuda... el individuo se siente impotente para afrontar con éxito las circunstancias harto complejas creadas por las formas modernas de vida en sus aspectos social, económico e industrial. Los problemas emergentes de estas situaciones son tan difíciles y están implicados de manera tal en la vida social y económica de la comunidad y de la nación, que el individuo no puede resolverlos por sí sólo. Si él no está en condiciones de realizar las adaptaciones necesarias, es preciso proporcionarle alguna forma de asistencia organizada”.

 

El principio de prevención primaria hace referencia a la anticipación a las situaciones conflictivas o problemas. Álvarez Rojo extrae de Drum (1984) los principios a los que debe ajustarse la intervención por programas preventivos:

 

1) Han de ser diseñados no solo para informar, sino también para transformar una situación.

2) Deben tener en cuenta la motivación de los usuarios y su disposición hacia el cambio que se propone.

3) Están centrados en una metas / objetivos explicitados.

4) El problema a que se dirige el programa debe ser susceptible de ser prevenido.

5) La intervención debe estar próxima en el tiempo a la ocurrencia previsible del problema.

6) La intervención debe dirigirse a la población con el nivel de riesgo.

7) Deben reforzar, en la población destinataria el sentimiento de esperanza y acción frente al resultado deseado.

8) En algunos casos deben dirigirse, no solo al cambio de determinadas variables intrapsíquicas, sino a la modificación de elementos contextuales.

 

 

9) El contexto en el que ha de desarrollarse el programa debe ser proclive a los cambios que éste contempla.

10) Los materiales y el contenido del programa han de ser acordes con la motivación, las capacidades de acción, la tolerancia al descubrimiento, la habilidad para procesar información de los destinatarios.

11) Debe tener en cuenta la resistencia y ambivalencia que el cambio genera en las personas, manejando dichos factores en la planificación cuidadosa de las estrategias / métodos a utilizar en el programa.

12) El cambio supone un reto para las personas. Los retos que propone un programa deben contar con mecanismos funcionales de apoyo para que los sujetos puedan hacerlos frente.

13) Las técnicas para favorecer el cambio deben adaptarse al contexto en que se aplica el programa (número de destinatarios, localización…)

14) Es necesario legitimar el acceso a los destinatarios con un programa para no suscitar sentimientos negativos (rechazo, inferioridad…)

15) La evaluación debe dirigirse a tres aspectos del programa: el impacto de la intervención (resultados), el proceso y la forma de liderazgo.

 

El principio de intervención educativa es otro de los que nos propone este autor. Este principio lo formula de la siguiente manera:

 

“la orientación es un proceso de acompañamiento del sujeto a lo lago de su desarrollo para activar y facilitar dicho proceso”.

 

Este principio así definido parece lo refiere exclusivamente al ámbito educativo. Sin embargo, si sustituimos en el párrafo del autor anterior “desarrollo” por “ciclo vital” probablemente, puede entrar a formar parte, y es muy esclarecedor, de la orientación en el ámbito social y laboral. Se trataría pues de reeducar porque como dice Álvarez Rojo, este principio:

 

“tiene por meta la conceptualización de los procesos prácticos-subjetivos actuales... con objeto de ponerlos al servicio de un proyecto personal futuro”. 

 

De hecho, este autor toma una cita de Pelletier (1984) donde señala que es en ese plano subjetivo donde:

 

“se puede poner a los alumnos en condiciones de búsqueda y de participación intersubjetiva respecto a cuestiones concernientes a sus representaciones profesionales, a la vida escolar, a los determinismos del medio, a las formas de tomar decisiones, a los factores a tener en cuenta, a los fines a perseguir, a los recursos a considerar, a los hechos y contenidos a conocer, etc”.

 

En este párrafo encontramos los elementos claves que nos permite su utilización en el ámbito de la intervención sociolaboral; ámbito donde la recuperación de los proyectos vitales y los procesos intersubjetivos en la creación de redes sociales y adhesión a grupos sociales de referencia e identificación son tan importantes.

 

Finalmente, describe el principio de intervención social y ecológica. Álvarez Rojo se refiere tanto al conocimiento del entorno-contexto donde se desenvuelve la persona y a la capacidad transformadora de ese contexto por parte de orientador/a y orientado/a. Hace, cómo no, referencia a la forma en cómo se interviene y al modo de analizar e incidir sobre la realidad.

 

Seguramente una revisión más rigurosa nos permitiría extraer una mayor documentación respecto a los principios de la acción orientadora. Sin embargo, es posible que éstos expuestos por Rodríguez Moreno y Álvaro Rojo sean más que suficientes para extraer nuestras propias conclusiones.

 

Propongo varios elementos que, derivados de lo sistematizado por estos autores, nos puede ayuda a avanzar y profundizar en estos principios de la acción orientadora dentro de la intervención social. Estos elementos son:

 

- Reflexionar sobre una concepción del ser humano que nos permita encuadrar y comprender la demanda y desde dónde y cómo ayudarlo. Principio antropológico.

- No sólo velar por conseguir los objetivos inmediatos, según necesidades y demanda de la persona atendida, sino por aquellos que van a facilitar la autonomía y responsabilidad sobre sus propios procesos a las personas atendidas. Principio preventivo.

- Redefinir objetivos de intervención que posibiliten una actuación integral sobre el estar, hacer y resolver en el mundo de las personas atendidas. Condicionar nuestra intervención no desde una visión atomista, sino procesual. Principio reeducativo.

-  Desarrollar una visión mediadora, tanto entre los deseos y expectativas de las personas con la realidad, como entre el entorno y las demandas de las personas. Principio ecológico/contextual.

 

 



imagen cursos orientador laboral


Curso a distancia toda España: TECNICO EN ORIENTACION E INSERCION LABORAL
 

Matricula:  ofertas y descuentos

  Diploma acreditativo.

 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion
 

 

 

 


  Tambien para Latinoamerica

 

 



imagen cursos a distancia para educadores


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE


Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


 

 

Directorio de Cursos, Masters y Postgrados - ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

 

 

Virtual-Formac.com